Desextinción

by Andreas  - mayo 3, 2024

La desextinción animal, también conocida como biología de la resurrección, se refiere a los intentos de los científicos de generar organismos que se parezcan o sean una especie extinguida.

Los científicos llevan años intentando conseguirlo, pero la desextinción saltó recientemente a la palestra cuando Colossal, una empresa de biotecnología, reveló sus planes de resucitar al mamut lanudo, al tilacino (tigre de Tasmania) y, a principios del año pasado, al dodo.

Desde su fundación en 2021, la start-up ha recaudado más de 225 millones de dólares en financiación. Hay tres formas de traer de vuelta a un animal extinto:

(1) La clonación implica producir organismos genéticamente idénticos a la especie extinta.

(2) La edición del genoma cambia el código genético de una criatura en gestación para que se parezca mucho a una especie extinguida.

(3) La retrofecundación intenta aumentar la cantidad de un rasgo que ha disminuido. Para ello es necesario que el rasgo siga presente en una población, aunque no se producirá la especie extinguida original, sino sólo su apariencia.

Por otra parte, se están resucitando parcialmente animales extintos para utilizarlos como carne de laboratorio. En marzo de 2023, unos científicos cultivaron carne en forma de albóndiga utilizando el ADN del mamut lanudo extinguido. Queda por ver si esta tendencia cobrará fuerza o seguirá siendo una novedad.

Fuente: Colossal

¿Por qué es importante?

Sus defensores sostienen que la desextinción podría conducir a la mejora de las actuales estrategias de conservación y también podría ayudar a mejorar los ecosistemas destruidos por el desarrollo humano.

El regreso del mamut lanudo, por ejemplo, podría tener importantes beneficios para combatir el cambio climático. Con sus movimientos diarios, estas criaturas crearon un ecosistema con más hierba que árboles. Esto ayuda a mantener baja la temperatura del suelo y ralentizaría el deshielo del permafrost y la liberación del dióxido de carbono atrapado.

Además de la desextinción, la tecnología también podría utilizarse para salvar especies vivas al borde de la extinción. También hay quien sostiene que traer de vuelta a los animales extinguidos aumentaría la concienciación y el compromiso del público con la conservación de los animales.

Sin embargo, muchos ecologistas y expertos en ética han expresado su preocupación. Se trata de una empresa muy costosa, y los estudios sobre la economía de la desextinción han demostrado que los fondos se invertirían más en programas de conservación de especies vivas.

También hay dudas éticas sobre el bienestar de los animales que participan en la investigación, como los sustitutos y los organismos recién resucitados. Es posible que sus hábitats ya no existan y que las circunstancias en las que se extinguieron sigan vigentes. El mamut lanudo, por ejemplo, podría ser cazado de nuevo hasta la extinción por cazadores furtivos en busca de su marfil. O una enfermedad a la que un animal resucitado no sea inmune podría erradicar por completo la especie.

Una consecuencia imprevista de la desextinción podría ser la forma en que la sociedad ve la extinción. ¿Qué incentivo tendría la gente para proteger la fauna salvaje si se pudiera resucitar?

¿Qué pueden hacer las empresas y los responsables políticos al respecto?

Los responsables políticos deben abordar la regulación de la desextinción con un equilibrio entre el fomento de la innovación científica y la salvaguarda de las consideraciones éticas, medioambientales y sociales. Deben establecer directrices éticas claras y marcos reguladores para la investigación y las aplicaciones de la desextinción.

Se debe consultar a diversas partes interesadas y expertos para proteger los intereses de los animales utilizados en los experimentos. Facilitar la consulta y el compromiso públicos para recabar diversas perspectivas sobre la de-extinción. Fomentar la colaboración internacional y el intercambio de información sobre investigación y prácticas de desextinción.

Este campo está recibiendo grandes cantidades de inversión, pero las empresas deben abordar la desextinción con cautela, asegurándose de que su participación se ajusta a consideraciones éticas, medioambientales y sociales. La colaboración con científicos, conservacionistas y organismos reguladores es crucial para afrontar los complejos retos asociados a la desextinción.

Explorar posibles oportunidades de investigación y desarrollo en campos relacionados, como la biotecnología, la ingeniería genética y la conservación. Mantenerse informado sobre los marcos normativos y cumpla las normativas internacionales y nacionales que regulan la ingeniería genética y la desextinción. Considerar el impacto potencial sobre la reputación de la marca y la percepción de los clientes.

Fuente: Flux Trends

{"email":"Email address invalid","url":"Website address invalid","required":"Required field missing"}

REGALO

Quieres nuestro "Manual del Emprendedor Digital"?

La Disciplina de Emprender: 24 pasos para lanzar una startup exitosa

Quizás Te Interese...

>